La toma de conciencia emocional. Actividades para bebés hasta 1 año.

Las emociones están presentes en el ser humano incluso antes de nacer.

Para poder regular estas emociones lo principal es tomar conciencia de las mismas. Para poder llegar a este punto, los niños/as deben aprender a identificar estas emociones, a ponerles nombre, a expresarse mediante la comunicación verbal y no verbal, y a reconocerlas en los demás, de acuerdo con las situaciones que la cultura a la que se pertenece establece.

Desde el nacimiento, los recién nacidos sonríen, y esta acción no se produce por azar, ni porque tengan burbujas de gases en el intestino. Se sabe que ocurren durante la fase del sueño Rem, y parecen reflejar fluctuaciones periódicas y endógenas de la actividad del sistema nervioso central. La sonrisa, no sólo refleja la experimentación de emociones agradables, sino que para el bebé, además es un medio de comunicación con la madre (Jones, Collins y Hong, 1991). Entre el segundo y el cuarto mes, aparecen las expresiones de alegría, cólera, sorpresa, tristeza; Y, a partir del quinto mes, se empieza a observar la expresión de miedo (aunque también se pueden percibir expresiones faciales de miedo durante el primer mes, cuando el bebé es desplazado bruscamente hacia abajo.( Ortiz, 1999).

Existen siete expresiones emocionales que se consideran universales, que no dependen del ambiente cultural, estas son:

  • Felicidad.
  • Miedo.
  • Ira.
  • Tristeza.
  • Sorpresa.
  • Desdén.
  • Asco.

Actividades que podemos realizar:

  1. Las emociones en el Espejo.

Objetivos:

  • Expresar libremente nuestras emociones.
  • Imitar diferentes expresiones emocionales.

Esta actividad está indicada para realizarla en un espacio en el que se favorezca la expresión del cuerpo y el movimiento, para ello es mejor que no haya mobiliario que entorpezca el movimiento libre.

Necesitaremos un espejo ( a ser posible lo suficientemente amplio como para que refleje la silueta completa). En el espacio que hayamos elegido, puede ser en un salón o en el aula, pero es importante que el lugar sea cálido y confortable,  para que el niño/a se sienta cómodo/a y seguro/a. Dejaremos al niño/a en la sala para que pueda moverse libremente, experimentar y explorar el entorno. El adulto se acerca al niño/a cuando sienta que es el momento adecuado, esto es, sin perturbarle en los momentos de movimiento o exploración. El adulto se acerca al espejo con el niño/a, y hacen muecas juntos frente al espejo.

El adulto, observa  la reacción que tiene el niño/a e incorpora al juego, gestos que indican alguna emoción (Alegría, tristeza, enfado, sorpresa, Miedo, Rabia). En función de la reacción del niño/a el adulto dará juego a la emoción con mayor o menor intensidad. Esta actividad puede realizarse de 5 a 10 minutos en función de la edad e interés del niño/a.

Orientaciones:

Aunque las emociones son un aprendizaje que los niños adquieren a través de la interacción con su medio, este tipo de actividad puede ayudar a la conciencia emocional tanto del adulto como del niño/a, ya que se establecen vínculos y se genera un momento en el que compartir las emociones juntos. ¿Por qué percibimos las emociones de los demás? Para saber más click en el siguiente enlace. https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2014/01/07/neuronas-espejo-en-el-aula/

              2.  El color de la música.

La música nos hace sentir, desde el sonido y la melodía conectamos rápidamente con emociones y fluimos con ella. Escuchar y moverse a través de la música nos ayuda a interiorizar y a conectar con diversas vivencias emocionales.

Objetivos:

  • Expresar libremente a través de la música con el movimiento y la plástica.
  • Dejar fluir y contactar con las emociones propias.

Esta actividad está indicada para realizarla en un espacio amplio y sin obstáculos. Se puede utilizar papel continuo colocado en el suelo a modo de mural. El adulto pondrá música de distintas melodías, preferiblemente música clásica, pues los niños/as conectan muy fácilmente con este tipo de melodías. (Dejo un enlace como ejemplo de algunos clásicos adaptados para bebés http://grooveshark.com/#!/search?q=musica+cl%C3%A1sica+para+beb%C3%A9s).

Se deja al niño/a en el suelo sobre el papel continuo, y al lado de él, tres  recipientes  con pintura de dedos, de tres colores  ( por ejemplo: rojo, amarillo y verde) y, dependiendo de la edad del niño/a, puede que necesite ayuda del adulto para mojar los dedos de la mano sobre la pintura. El adulto actuará como mero observador, dejando que el niño/a experimente por sí mismo, pintando y moviéndose a través de la música.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s